Búsqueda blog.com.es

  • Hijo querido.

    WallPaperHD---104

    No sé cuanto camino debo recorer para ir a tu encuentro, o que tú vengas a mi encuentro.
    Pero mientras llegue ese instante, tratare de vivir abrazada a los detalles que dejaste en tu andar.
    No sabes o quizás si, como me resulta de díficil vivir cada día, inventándome las horas alejada de ese dolor que habita de manera permanente en mi.
    Miro tus fotografías y un nudo se hace en mi garganta, repito tu nombre, pienso como sería la vida contigo en este instante.
    Sé que no debo vivir en el dolor, pero como decirle a mi corazón que se acostumbre a la idea de que partiste, y me doy de frente con esta cruda verdad, he conocido por fin el imposible de la vida, y es este, el no tener a los seres que se marchan antes que nosotros, he comprendido la muerte de la manera más triste, arrancada de mi alma, de mi vida, de mi corazón.
    Aprendí a ser madre y cuidarles, aprendí tantas cosas pero olvide aprender a decir ese adiós definitivo.
    No sé cuanto tiempo ha de pasar, para que se calme ese lago que fluye como rio de mis ojos, para que se abran las ventanas y pase el sol a la morada de mi vida, para volver a sentir las notas de una canción, para escaparme del dolor sin temer, sin caer.
    ¿Es largo o corto el camino?- no lo sé- pero sé que el dolor estará ahí, conmigo, en mi respiro, en cada latir.

    Te amo por siempre hijo.
    VMdeH.
    5 de abril de 2013.

  • Algo en que pensar......

    1

  • imaginame.

    imaginacion

  • Recuerdos.

    bocas

    En el instante menos esperado,
    en una palabra que el viento
    ha dejado atrapada entre líneas de antaño,
    he descubierto que el recuerdo
    cae mustio y silente,
    con el ropaje raído,
    desteñido por los días de olvido
    que ha pretendido la memoria,
    fingiendo una larga pausa
    en el lamento errático que hace el dolor.
    Y descubro que sigo siendo mundo,
    risa, vida, sigo siendo pluma y letras
    y que de nuevo en el silencio de la noche escribo.

    Vmárquez©

  • Hasta ayer

    Si, las palabras se habían convertido en silencio, aquel espacio prolongado, ausente de sonidos, de gestos, de sentimientos.
    Ellas deambulaban en el cerebro, más no querían salir, estaban presas del miedo, del temor, quizás de la verguenza impuesta por las perfecciones, por las poses de igualdades desiguales.
    Estaban ahí, buscando un solo motivo, el amor las olvido, el temor las sucumbió, hasta ayer existían, ahora eran el susurro de una triste agonía.

    Vmarquez.

  • HE REGRESADO

    tres_deseos_de_un_trago
    HE REGRESADO
    vmárquez®

    He regresado, atisbando en los rincones a mis amigos, ellos esperan en silencio el derroche de mis letras, palabras calladas, extraviadas en mi pensamiento.
    He regresado con la musa inquieta, añorando el verso dormido de mi nostalgia, cuando la inocencia me era permitida entre algarabías, mientras mis manos se teñían con el azul divino del cielo.
    He regresado y dejando de soñar en ser poeta, solamente canto, dibujo en el viento el nombre de siempre, arrullo los recuerdos, descalzo mis pasos y los marco en la arena, coqueteando con el mar que borra mis huellas.
    He regresado con el pelo enredado de mariposas, estrellas ataviadas en mis dedos, con el susurro del viento en los pliegues de mi falda, con la sonrisa extraviada en recuerdos, con una lágrima congelada en la cimiente de mis sueños.

  • ¿Porqué?

    ¿Porqué es tan fácil dejarse llenar de rencor, colgarse el resentimiento con facilidad, sentir desprecio, palpar el odio, cruzar la indiferencia, darle la mano a la apatía?

    Cuestiono el porqué, si la energía utilizada para este tipo de sentires quizás sea más intensa que la que gastamos cuando amamos, cuando protegemos a los demás, cuando perdonamos, olvidamos el mal pasado, cuando dejamos libre la sonrisa, es saludable, se siente mejor.

    No logro comprender al ser humano que obviando los beneficios de hacer el bien, cruzan al camino de lo incorrecto, de lo que no solamente daña a los demás sino a si mismo.

    vmárquez

  • TE NECESITO (Amaral)

    TE NECESITO
    (Amaral)
    como quieres que me aclare
    si aun soy demasiado joven
    para entender lo que siento
    pero no para jurarle
    al mismisimo angel negro
    que si rompe la distancia
    que ahora mismo nos separa
    volvere para adorarle
    le daria hasta mi alma
    si trajera tu presencia
    a esta noche que no acaba

    Te necesito
    como a la luz del sol
    en este invierno frio
    para darme tu calor
    Oh, ohhhhh...
    como quieres que te olvide
    si tu nombre esta en el aire
    y sopla entre mis recuerdos
    si ya se que no eres libre
    si ya se que yo no debo
    retenerte en mi memoria
    asi es como yo contemplo
    mi tormenta de tormento
    asi es como yo te quiero

    Oh, ohhh...
    como quieres que me aclare
    oh, ohhh...amor
    como quieres que te olvice

    Te necesito
    como a la luz del sol
    tus ojos el abismo
    donde muere mi razon
    Oh, ohhh...
    te necesito
    te necesito
    te necesito
    te necesito

  • Teresa Wilms Montt (1893-1921)

    ... Tristes somos aquellos que no hemos nacidos de los dioses
    Teresa Wilms Montt

    Teresa de las Mercedes Wilms Montt, nació el 8 de septiembre de 1893 en la ciudad de Viña del Mar, en el seno de una acomodada familia compuesta por Federico Guillermo Wilms Montt y Brieba, y su señora Luz Victoria Montt y Montt. Dado el contexto social de la época, su instrucción estuvo a cargo de institutrices y profesores particulares. Cuando Teresa tenía 17 años, contrajo matrimonio con Gustavo Balmaceda Valdés. En los años siguientes (1911 y 1913) nacieron sus dos únicas hijas, Elisa y Silvia Luz.

    A poco andar el matrimonio, comenzaron las desavenencias entre Gustavo y Teresa, principalmente debido a las molestias del primero ante la personalidad de su mujer, quien había comenzado a frecuentar tertulias y ateneos y se había adscrito a los ideales anarquistas y a la masonería. Gustavo reaccionó resguardándose en el alcohol y el juego; Teresa, por su parte, en su amigo y primo de Gustavo, Vicente Balmaceda Zañartu, El Vicho (al que se referirá más tarde en su diario como Jean). Tras numerosos conflictos conyugales, traslados y cartas de Vicente Balmaceda dirigidas a Teresa, Gustavo Balmaceda convocó a un tribunal familiar, el que decretó su enclaustramiento en el Convento de la Preciosa Sangre, al que ingresó el 18 de octubre de 1915 y del que escapó en junio de 1916 con rumbo a Buenos Aires, ayudada por Vicente Huidobro. Durante su estada en el convento, comenzó a escribir su diario, en el cual consignó sus sentimientos respecto a la pérdida de sus hijas, a su separación de Vicente Balmaceda y las motivaciones de su primer intento de suicidio el 29 de marzo de 1916.

    En Buenos Aires, colaboró en la revista Nosotros, en la que también lo hicieron en su oportunidad Gabriela Mistral y Ángel Cruchaga Santa María, entre otros. También, publicó su primera obra Inquietudes sentimentales, un conjunto de cincuenta poemas con rasgos surrealistas que gozó de un éxito arrollador en los círculos intelectuales de la sociedad bonaerense. Lo mismo ocurrió con Los tres cantos, obra en la que exploró el erotismo y la espiritualidad. Dos años después de esta obra, tras viajes a Barcelona y Nueva York, volvió a Buenos Aires y publicó Cuentos para hombres que todavía son niños. En él, evocó su infancia y algunas experiencias vitales, en narraciones de gran originalidad y fantasía.

    En la inquietud del mármol se publicó en Barcelona y constituyó una elegía de tono lírico, compuesta por 35 fragmentos, cuyo motivo central fue la muerte. Escrita en primera persona, enfocó su interés en el rol mediatizador del amor de la vida y la muerte. También publicó Anuarí, obra inspirada en un romance que mantuvo con un joven bonaerense que se suicidó. Además, en 1922 apareció Lo que no se ha dicho, en él, se incluyen "Páginas de mi diario", "Con las manos juntas", "Los tres cantos", "Del diario de Sylvia" y "Anuarí".

    Luego continuó viaje por Europa, visitando Londres y París, pero manteniendo siempre residencia en Madrid. En el año 1920 se reencontró con sus hijas en París; pero tras la partida de ellas, enfermó gravemente. En esta crisis, consumió una gran dosis de Veronal y falleció el 24 de diciembre de 1921. En las últimas páginas de su diario, escribió: "Morir, después de haber sentido todo y no ser nada...".

  • OBRAS DE GABRIELA MISTRAL

    LA MUJER FUERTE

    Me acuerdo de tu rostro que se fijó en mis días,
    mujer de saya azul y de tostada frente,
    que en mi niñez y sobre mi tierra de ambrosía
    vi abrir el surco negro en un abril ardiente.

    Alzaba en la taberna, honda la copa impura
    el que te apegó un hijo al pecho de azucena,
    y bajo ese recuerdo, que te era quemadura,
    caía la simiente de tu mano, serena.

    Segar te vi en enero los trigos de tu hijo,
    y sin comprender tuve en ti los ojos fijos,
    agrandados al par de maravilla y llanto.

    Y el lodo de tus pies todavía besara,
    porque entre cien mundanas no he encontrado tu cara
    ¡y aun te sigo en los surcos la sombra con mi canto!

    En los comentarios podrás encontrar más de su obra.

Contador de visitas
Total visitas:
1808274
Visitas hoy:
69
Total de visitantes:
1006809
Visitantes hoy:
44
Traducir página
Subscripción por correo

Puedes recibir los posts de este blog por correo.

sobre mí


Free Blog Content

FELIZ DIA TE DESEA SHARITO MAR

FELIZ DIA TE DESEA SHARITO MAR
AbelMartinAMEDIAVOZTITlogo1PoesiaInfantillogopoesie_webnet_frLos-Poetas_com
Archivos
rss Feed

Pie de página:

El contenido de esta web pertenece a una persona privada, blog.com.es no es responsable del contenido de esta web.